Categorías

¡Lo más vendido!

  • Primavera Morla Esculturas
    Primavera

    Ya hemos dejado atrás el invierno. La primavera llega llena de...

    100,00 €
  • Nesto Morla Esculturas
    Nesto

    Nesto, tumbado a la orilla del Río Luna en las largas tardes de verano,...

    125,00 €
  • Último Rayo de Sol de la Tarde bronce
    Último Rayo de Sol de la Tarde

    En la creación de las partes del día y al igual que que ocurre con...

    125,00 €
  • Estudiante (mano) Morla Esculturas
    Estudiante (mano)

    La figura del estudiante eternamente ligada a los libros, donde...

    100,00 €
  • En Babia (Pies)
    En Babia (Pies)

    Figura de la serie que representa a esos jovenzuelos del pueblo en...

    125,00 €
  • Estudiante Niño Bronce
    Estudiante (Niño)

    Los estudiantes, tanto el niño como la niña, son dos bronces diseñados...

    155,00 €
  • Aurora Morla bronce
    Aurora

    Aurora es una representación en forma de niña de las partes del día. Es...

    155,00 €
  • Menina bronce
    Menina

    En aquella época en la que pasábamos lo veranos en Babia disfrutando del...

    125,00 €
  • Otoño Morla bronce
    Otoño

    El otoño, cargado de frutos, brisa fresca y de un amplio abanico de...

    125,00 €
  • Lolín Morla Bronce
    Lolín

    Lolín (diminutivo de Manolín) es otro de los niños que pertenecía a la...

    125,00 €

Todos somos un poco Quijotes

Todos somos un poco Quijotes

«¿Qué me importa lo que Cervantes quiso o no quiso poner allí y lo que realmente puso? Lo vivo es lo que yo allí descubro, pusiéralo o no Cervantes» -Miguel De Unamuno. Del sentimiento trágico de la vida (1913).

Sucede con todas las aventuras que nos ayuda a vivir la literatura. Para cada uno de nosotros, este personaje o aquel tiene unos matices, vértices impensados para cualquier otro interlocutor.

La grandeza de los personajes que marcan o han marcado nuestro carácter. Hoy tengo frente a mí una de las esculturas de bronce de Don Quijote.

A veces pienso que fue, imaginativamente, un incomprendido. Solo sentía que debía vivir esas aventuras. Y a pesar de todos los impedimentos, contratiempos y mamporros que se llevó, ni el Bachiller letrado ni el barbero consiguieron frenarlo.

Le dicen loco. Me parece que los locos deberían mirarse en el espejo. ¿Acaso es locura dedicar cada día a crear figuras decorativas, hechas a mano, en bronce, para ejerzan de sujetalibros de otras locuras exquisitas?

¿Acaso es locura mirar con otros ojos la realidad poliédrica que nos rodea? ¿Será locura comunicarse sin hablar, con un lenguaje matemático como es la música?

Si locura es, bendita sea.

Vivimos como Quijotes pero renegamos de su verdad. A veces cerramos los ojos a aquello de la realidad que no queremos ver. Entonces nos perdemos y adoptamos la filosofía Sancho Panza. A veces, lo simple, no es suficiente.

Porque Don Alonso Quijano carga en sus espaldas con lo transmitido en sus lecturas, que no ha sido sino su forma de vivir. Está viviendo un momento de transición. ¿A la cordura? Permitidme que lo ponga en duda.

Sobrepasado y doblado por el peso de lo vivido quizás se da cuenta de que existe otra vida que aún no ha conocido. Esta ya sabe cómo ha terminado. El testigo ha pasado a otras manos. Las de Sancho, que tan cuerdo se creía pero que cayó en el influjo de su irrealidad.

¿Qué le queda a él, a Don Quijote?

Encontrarse de nuevo y emprender nueva senda. Se ha transformado, pero en esencia, sigue siendo él mismo.

Al fin y al cabo, todos tenemos algo de Quijote. Y algo de Sancho. 

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código