Categorías

¡Lo más vendido!

  • Primavera Morla Esculturas
    Primavera

    Ya hemos dejado atrás el invierno. La primavera llega llena de...

    100,00 €
  • Nesto Morla Esculturas
    Nesto

    Nesto, tumbado a la orilla del Río Luna en las largas tardes de verano,...

    125,00 €
  • Último Rayo de Sol de la Tarde bronce
    Último Rayo de Sol de la Tarde

    En la creación de las partes del día y al igual que que ocurre con...

    125,00 €
  • Estudiante (mano) Morla Esculturas
    Estudiante (mano)

    La figura del estudiante eternamente ligada a los libros, donde...

    100,00 €
  • En Babia (Pies)
    En Babia (Pies)

    Figura de la serie que representa a esos jovenzuelos del pueblo en...

    125,00 €
  • Estudiante Niño Bronce
    Estudiante (Niño)

    Los estudiantes, tanto el niño como la niña, son dos bronces diseñados...

    155,00 €
  • Aurora Morla bronce
    Aurora

    Aurora es una representación en forma de niña de las partes del día. Es...

    155,00 €
  • Menina bronce
    Menina

    En aquella época en la que pasábamos lo veranos en Babia disfrutando del...

    125,00 €
  • Otoño Morla bronce
    Otoño

    El otoño, cargado de frutos, brisa fresca y de un amplio abanico de...

    125,00 €
  • Lolín Morla Bronce
    Lolín

    Lolín (diminutivo de Manolín) es otro de los niños que pertenecía a la...

    125,00 €

Bayona, o la luz del arte

Bayona, o la luz del arte

La llegada a Bayona siempre inunda. De emociones. Acaso de recuerdos. Bellos. Quizás porque guarda lo hermoso en su alma: su luz.

A los pies de los Pirineos, marcada por las aguas de sus ríos, y los reflejos de un pasado complejo, Bayona se abre como una flor a los ojos del escultor. Ciudad frontera, Gascona, se encara al visitante como si fuera un d'Artagnan.

Si osas caminar por sus calles y departir con sus gentes, (re)conocerás al valiente mosquetero. ¿En qué? En su amor por la vida, tranquila. En su franqueza. En el honor de su arraigo.

¡Pardiez, son gascones!

El claustro, donde el arte acoge a los artesanos

Bayona tiene dos elementos icónicos: el ayuntamiento y la catedral. Allí hemos tenido el honor de ser acogidos en su gótico y espléndido claustro para el acogimiento de la Feria de Artesanía de Bayona.

Ambos reconocen, a su manera, la singularidad de las Artes. Y su luz.

El primero, con sus alegorías escultóricas a las Artes y los oficios (dejemos de lado el oficio del arte). El segundo, con su majestuosidad. Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1998.

Pasear por este claustro, más allá de fértil compañía de compañeros y amigos, aún en los días de la lluvia atlántica que tanto une a los territorios del Golfo de Vizcaya y el Cantábrico (todos atlánticos), es evocar la Historia. Y las historias que podríamos ambientar en este enclave dentro del camino francés de Santiago.

Estimulante el arte que acoge, como inspiradores son sus calles, coloridas, marineras. Imposible no pensar en todos aquellos relatos de pueblos pescadores que leíamos y leemos, de niños paseando por los muelles como lo harían nuestros niños por el valle del Curueño.

Evocador para animar a la mente hacia nuevas esculturas de bronce y dotar a las manos de la sensibilidad de las gentes con la que transmitir la vida a futuras figuras decorativas literarias (o no).

Cuando ves la luz de Bayona, algo en ti trasmuta. Crece.

Será el influjo del camino que une, que nutre, que fluye. Será la vida que no se detiene y toma la forma de luz de Arte. 

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código