Categorías

¡Lo más vendido!

  • Primavera Morla Esculturas
    Primavera

    Ya hemos dejado atrás el invierno. La primavera llega llena de...

    100,00 €
  • Nesto Morla Esculturas
    Nesto

    Nesto, tumbado a la orilla del Río Luna en las largas tardes de verano,...

    125,00 €
  • Estudiante Niño Bronce
    Estudiante (Niño)

    Los estudiantes, tanto el niño como la niña, son dos bronces diseñados...

    155,00 €
  • Menina bronce
    Menina

    En aquella época en la que pasábamos lo veranos en Babia disfrutando del...

    125,00 €
  • Estudiante (mano) Morla Esculturas
    Estudiante (mano)

    La figura del estudiante eternamente ligada a los libros, donde...

    100,00 €
  • En Babia (Pies)
    En Babia (Pies)

    Figura de la serie que representa a esos jovenzuelos del pueblo en...

    125,00 €
  • Aurora Morla bronce
    Aurora

    Aurora es una representación en forma de niña de las partes del día. Es...

    155,00 €
  • Otoño Morla bronce
    Otoño

    El otoño, cargado de frutos, brisa fresca y de un amplio abanico de...

    125,00 €
  • Victor Morla Bronce
    Victor

    Víctor, compañero de aventuras y juegos a orillas del Río Luna. El...

    140,00 €
  • Estudiante (Mano) bronce
    Estudiante (Mano)

    El Estudiante (Mano) es otra versión de los Estudiantes de bronce (el...

    100,00 €

Balleneros del norte

Balleneros del norte

Hace apenas dos años, las pantallas se estremecían con una nueva versión de Moby Dick, pero en esta ocasión para narrarnos la historia detrás de la historia. O lo que Unamuno denominaba la intrahistoria. Vamos, el cómo se hizo. 

Y es que Moby Dick aún sigue generando ríos de tinta y plata. Porque trasciende el tiempo, desde aquellos años de balleneros efervescentes, locos por su aceite, por sus barbas y hasta por sus carnes. Porque nos recuerda la soledad y nimiedad del hombre respecto de la inmensidad del mar en su naturaleza. 

Pero lo que quizás no muchos conocéis es que, aquí, en España, hemos participado de la gran epopeya de los balleneros. 

En persecución de los balleneros de Trasvia

Esta localidad está en pleno corazón cantábrico y es el punto de partida para una de las rutas que más me han inspirado en lo que va de año. 

Entre acantilados, playas y ciudades históricas como Comillas, hasta hace un siglo, la práctica del arponeo llevó a miles de paisanos a luchar frente a frente con los grandes colosos del mar. 

Es mirar el mar y presentir esa ballenera cargada de esperanzados hombres en busca de un sustento que habrían de arrancar a la mar (a veces tan generosa, siempre peligrosa). 

Aquí la fuerza del grupo ha sido el sustento de la Comunidad, porque todos son remeros, gregarios, que llevan al arponero más diestro hacia su fin último. 

Pero el mar no siempre lo pone fácil, y la naturaliza (llámese instinto) del animal, menos. 

Antes y después de crear la figura en bronce de Moby Dick, he sentido la necesidad de plasmar en una composición la lucha que mantenían con todos los elementos estos aguerridos marinos. Ya fueran de Getxo o de A Coruña. Lo cierto es que es mi particular aportación para dar a conocer su valor y existencia. Ellos son parte de nuestra historia.

La película, para algunos demasiado extrema y fantasiosa en cuanto a los posibles sucesos de un barco ballenero de la época, retrata a la perfección el espíritu de aventura, de ciencia, del afán de descubrir nuevas fuentes de recursos, que caracteriza a cualquier ballenero. Más allá de su origen y su historia. 

Eso sí. Nada como leer las aventuras en papel, y recrear mentalmente aquellas costas descritas por Melville con los recuerdos de la ruta por la costa ballenera; y el resultado: nuevas ideas en bocetos que quién sabe si desarrollaré… Estad atentos a las redes sociales y al blog…

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código