Categorías

¡Lo más vendido!

  • Primavera Morla Esculturas
    Primavera

    Ya hemos dejado atrás el invierno. La primavera llega llena de...

    100,00 €
  • Nesto Morla Esculturas
    Nesto

    Nesto, tumbado a la orilla del Río Luna en las largas tardes de verano,...

    125,00 €
  • Menina bronce
    Menina

    En aquella época en la que pasábamos lo veranos en Babia disfrutando del...

    125,00 €
  • Último Rayo de Sol de la Tarde bronce
    Último Rayo de Sol de la Tarde

    En la creación de las partes del día y al igual que que ocurre con...

    125,00 €
  • Estudiante (mano) Morla Esculturas
    Estudiante (mano)

    La figura del estudiante eternamente ligada a los libros, donde...

    100,00 €
  • En Babia (Pies)
    En Babia (Pies)

    Figura de la serie que representa a esos jovenzuelos del pueblo en...

    125,00 €
  • Estudiante Niño Bronce
    Estudiante (Niño)

    Los estudiantes, tanto el niño como la niña, son dos bronces diseñados...

    155,00 €
  • Aurora Morla bronce
    Aurora

    Aurora es una representación en forma de niña de las partes del día. Es...

    155,00 €
  • Juanín bronce Morla
    Juanín

    Juanín pertenece a la misma pandilla que Toñín, Victor, Nesto y...

    125,00 €
  • Lolín Morla Bronce
    Lolín

    Lolín (diminutivo de Manolín) es otro de los niños que pertenecía a la...

    125,00 €

Por qué esculturas en bronce, Morla

Por qué esculturas en bronce, Morla

El bronce no tiene la cualidad del mármol de conquistar al ojo con su pureza inmaculada.

Al menos al ojo inexperto. Pues quienes se atreven a mirar más allá, un material tan señero como el bronce no pasa desapercibido. 

El bronce tiene una cualidades especiales, únicas, que lo convierten en oro en las manos del artista. 

Los bronces han acompañado al hombre en forma de arte desde la Antigüedad. Aunque no nos percatemos de ello, todo comenzó con la forja del fuego. Dominarlo nos abrió un universo de posibilidades. 

Las aleaciones entre ellas. Con el cobre y el estaño que encontramos en la naturaleza, convenientemente fundidos, se obtiene el bronce. 

¿Por qué esculturas en bronce de entre todas las posibilidades del arte?

Quizás sea porque el trabajo en bronce es extraordinariamente dúctil, algo duro, pero muy enriquecedor. 

En cierto sentido, el bronce es duro y maleable. Depende de su estado. Como el ánimo del artista. 

Se contrae en el ambiente y se expande con el calor. Como el ser humano. 

Ambos, bronces y hombres, creo, son perfectos para la técnica de la cera perdida. 

¿Por qué, entonces, crear esculturas literarias en bronce?

El bronce, como aleación, nos permite jugar a nuestro gusto con los espesores. Ahora decidimos que una escultura sea robusta y pesada, ora que sea especialmente liviana, con apenas unos milímetros de forma y pared. 

¡Qué gran fortuna la del artista del bronce! 

Manejamos un trozo de esta naturaleza, previo consentimiento suyo, a nuestro antojo. O al de las musas. Literarias o de la memoria. 

En esta manipulación no tenemos por qué estar solos. En ocasiones, la ayuda de otros artesanos nos apoya cual bastón. 

Es pues, el valor intrínseco del material, de su reciclado (nada que ver con el trabajo en piedra o madera) y sobre todo, de sus posibilidades para la liberación de la creatividad del artista lo que más me atrae del bronce para los sujetalibros literarios y las fantasías que quiero plasmar.

Una pena que muchas de las esculturas en bronce que se forjaron en la Antigüedad no llegáramos a conocerlas sino como partes fundidas de otras creaciones (algunas artísticas, otras dedicada a no tan nobles menesteres). 

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código