Categorías

¡Lo más vendido!

  • Nesto Morla Esculturas
    Nesto

    Nesto, tumbado a la orilla del Río Luna en las largas tardes de verano,...

    125,00 €
  • Primavera Morla Esculturas
    Primavera

    Ya hemos dejado atrás el invierno. La primavera llega llena de...

    100,00 €
  • En Babia (Pies)
    En Babia (Pies)

    Figura de la serie que representa a esos jovenzuelos del pueblo en...

    125,00 €
  • Menina bronce
    Menina

    En aquella época en la que pasábamos lo veranos en Babia disfrutando del...

    125,00 €
  • Estudiante (mano) Morla Esculturas
    Estudiante (mano)

    La figura del estudiante eternamente ligada a los libros, donde...

    100,00 €
  • Aurora Morla bronce
    Aurora

    Aurora es una representación en forma de niña de las partes del día. Es...

    155,00 €
  • Victor Morla Bronce
    Victor

    Víctor, compañero de aventuras y juegos a orillas del Río Luna. El...

    140,00 €
  • El Principito junto al zorro
    El Principito junto al zorro

    "Te haces responsable para siempre de lo que has domesticado"....

    200,00 €
  • Cotidio de frente
    Cotidio de frente

    Leyenda o Mito pero Cotidio se ha mantenido vivo durante cientos o...

    230,00 €
  • Josines Morla Esculturas
    Josines

    Josines forma parte de la misma pandilla de niños que Toñín, Angelín,...

    125,00 €

Invierno: al crepitar del cálido fuego

Invierno: al crepitar del cálido fuego

Por fin a nevado, con ganas. Y por fin el frío nos anima a disfrutar de la calidez del fuego del hogar. Personalmente, he de agradecer al mal tiempo su existencia, ya que he tenido la ocasión de adelantar algunas figuras de reposición que se han agotado después del descanso mental y físico que he protagonizado en enero.

Sevilla fue una feria muy intensa. Necesitaba tomar un tiempo para pensar, viajar, idear y dar forma a nuevos proyectos. Al crepitar del cálido fuego, estas ideas surgen y se afianzan; comienzan a ser algo más que elucubraciones de una mente muy activa.

El invierno también está siendo una muy buena época para retomar algunos viejos placeres que los viajes de feria en feria no permiten tan a menudo como la mente necesita. Las lecturas de estos días, alguna nueva, alguna del pasado, remueven la imaginación. ¿Se podrían convertir en nuevas figuras en bronce para regalar?

Creo que alguno de estos personajes; algunas de estas situaciones reflejadas blanco sobre negro, tienen todas las papeletas de sumarse a los pequeños sujetalibros decorativos que conforman la colección actual.

Cuentacuentos

Mientras devoraba un pequeño y ligero libro sobre estampas del ayer, me dio por pensar qué fue del cuentacuentos, de aquella figura, que habitualmente era encarnada por el abuelo de la familia, que relataba sucesos, mitos y historias a quien quisiera escucharle al calor de la lumbre.

Cuando no existía la televisión, y la radio ya se había apagado, el peso del entretenimiento recaía sobre estos ajados hombros. Ellos eran la cultura viva, cuando la cultura pasaba por algo más que ver a cuatro personas gritarse sin escucharse.

Porque todos escuchábamos, y respetábamos al narrador: era alguien muy viejo, y, por lo tanto, muy sabio. Porque en nuestra mente, la experiencia dotaba de sabiduría.

Todos los que peinamos ya alguna cana hemos contado en nuestro entorno más cercano con un cuentacuentos: ya sea el abuelo, el vecino o el señor que siempre estaba sentado en el mismo lugar. Creo que nos han hecho un poco más ricos.

Estos recuerdos han acudido a mi mente este invierno, al crepitar del fuego.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código