Categorías

¡Lo más vendido!

  • Nesto Morla Esculturas
    Nesto

    Nesto, tumbado a la orilla del Río Luna en las largas tardes de verano,...

    125,00 €
  • Primavera Morla Esculturas
    Primavera

    Ya hemos dejado atrás el invierno. La primavera llega llena de...

    100,00 €
  • En Babia (Pies)
    En Babia (Pies)

    Figura de la serie que representa a esos jovenzuelos del pueblo en...

    125,00 €
  • Menina bronce
    Menina

    En aquella época en la que pasábamos lo veranos en Babia disfrutando del...

    125,00 €
  • Estudiante (mano) Morla Esculturas
    Estudiante (mano)

    La figura del estudiante eternamente ligada a los libros, donde...

    100,00 €
  • Aurora Morla bronce
    Aurora

    Aurora es una representación en forma de niña de las partes del día. Es...

    155,00 €
  • Cotidio de frente
    Cotidio de frente

    Leyenda o Mito pero Cotidio se ha mantenido vivo durante cientos o...

    230,00 €
  • Victor Morla Bronce
    Victor

    Víctor, compañero de aventuras y juegos a orillas del Río Luna. El...

    140,00 €
  • El Principito junto al zorro
    El Principito junto al zorro

    "Te haces responsable para siempre de lo que has domesticado"....

    200,00 €
  • Josines Morla Esculturas
    Josines

    Josines forma parte de la misma pandilla de niños que Toñín, Angelín,...

    125,00 €

Lo que aprendemos de Sancho

Lo que aprendemos de Sancho

Cuando piensas, mencionas o ves algo de Don Quijote, parece como algo conjurado que aparezca Sancho a su lado; representado, mentado o imaginado. ¿Quiso Cervantes que así fuera? Repensando sobre una de las figuras decorativas en bronce de Sancho, me vino a la mente una idea que creo que podemos darle una vuelta.

Porque Sancho, aun cuando al inicio del relato parece un segundón, como buen escudero, poco a poco vamos pensando en él como un protagonista; no en vano, en la segunda parte, incluso llega a protagonizar capítulos enteros.

Ergo, si Cervantes así lo dispuso, ¿qué querría que aprendiéramos de Sancho? Puede que me equivoque, pero he encontrado alguna pista en sus refranes y frases.

Lo que aprendemos de Sancho a través de sus refranes

Los refranes, recordemos, es la capacidad que tiene una cultura para simplificar amplios conceptos en unas pocas palabras. Esta conceptualización requiere de un gran conocimiento; de ahí esta pequeña obsesión por poner en su lugar a Sancho y su sabiduría.

Sancho a través de 3 de sus refranes

Donde una puerta se cierra otra se abre

Decíamos que Sancho era un realista; añado que también un tanto optimista. Quizás por ello su evolución en la trama de la historia es tan profunda. Tiene fuerza para no amilanarse. Sigue adelante a pesar de los reveses y trampas del destino.

Muchos pocos hacen un mucho

Paso a paso, se hace camino. Una mota de arena no construye nada, pero millones de ellas crean playas que son auténticos tesoros de la naturaleza.

Lo mismo nos podemos aplicar a cada uno de nosotros. Correr como galgos sin objetivo no construye proyectos; hacerlo con calma, método y tesón, como cualquier figura decorativa hecha a mano, es otro cantar… del mio artesano.

Pon lo tuyo en consejo, y unos te dirán que es blanco y otros que es negro.

Este refrán me deja con el pensamiento de que, quizás, y solo quizá, en realidad ese rudo campesino era en verdad un sabio atemporal, apegado a lo real; un observador pausado de su tiempo y no un loco que se deja gobernar.

Y esto, amigos, míos, también es algo digno de aprender de Sancho, ese campesino práctico, astuto, bonachón y, sobre todo, leal.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código